Astronomía

¿Qué tipo de estrella permitiría tener vida como nuestro Sol / Tierra y luego convertirse en nova?

¿Qué tipo de estrella permitiría tener vida como nuestro Sol / Tierra y luego convertirse en nova?

En Star Trek Prime Universe, Star Trek: The Original Series, las estrellas locales de Fabrini, Platoans y Sarpeidons se volvieron nova, mientras que en Star Trek: The Next Generation una de las estrellas en el sistema Bynar (que podría haber sido una sistema) se convirtió en supernova.

¿Qué tipo de estrella permitiría que la vida sensible evolucione a un nivel avanzado, aproximadamente al mismo que la Tierra del siglo XXI, y luego se convierta en una nova?


En el universo real, las estrellas que se convierten en supernovas son estrellas muy grandes que tienen una vida corta, o podrían ser enanas blancas que acumulan materia y superan el límite de Chandrasekhar.

Estrellas muy grandes, 8 masas solares o más: aproximadamente el tamaño mínimo para una estrella que se convierte en supernova, la vida útil de esa estrella es demasiado corta para que un planeta se forme, enfríe y desarrolle vida. La vida de una estrella de 8 masas solares es de aproximadamente 8 elevado a la tercera potencia o 1/512 de la vida de nuestro sol. Del orden de 20 tal vez 30 millones de años. No se puede hacer que se forme un planeta y tener vida avanzada tan rápido.

Ahora, si hay un sistema de 2 estrellas, como, digamos, Sirio A y B, la estrella más grande alcanza su etapa de gigante roja primero antes de convertirse en una enana blanca y la estrella más pequeña sigue ardiendo y, con el tiempo, borra gran parte de la gigante roja. nebulosa solar dejada por la primera estrella, entonces puede tener la amenaza de un sistema binario de supernova donde la estrella restante alimenta a la enana blanca, y esa estrella vive lo suficiente para que los planetas desarrollen vida. Los sistemas binarios pueden tener algunos problemas, como que los planetas deben estar bastante distantes y / o las estrellas bastante cerca y tienes a la enana blanca robando materia de la estrella, por lo que la estrella pierde masa con el tiempo y la enana blanca probablemente emite rayos ultravioleta intensos y quizás rayos gamma, pero de esta manera, teóricamente es posible tener una supernova en camino y tener un planeta con vida en órbita alrededor del sistema binario.

Sirius A y B en realidad no son un buen ejemplo. Están demasiado separados y Sirius A está en la dirección de demasiado grande y de corta duración y no se espera que Sirius B se convierta en supernova (tal vez después de que Sirius A se convierta en gigante roja, solo tal vez, eso sería todo un espectáculo si ' todavía estás alrededor para verlo, pero estoy divagando).

Más realista, mucho más común e igual de mortal sería una estrella que se convierte en gigante roja.


Además de la excelente respuesta de userLTK, es posible tener un sistema de estrellas triples donde una estrella similar al sol orbita un binario cercano donde un miembro es una enana blanca y el otro se convierte en una gigante roja que luego desencadena una supernova por transferencia de masa. La estrella similar al Sol puede orbitar adecuadamente lejos del binario para hacer que los rayos X de la enana blanca y el calentamiento de la gigante roja sean modestos, pero lo suficientemente cerca como para que la eventual supernova sea una mala noticia.


5 veces que los extraterrestres nos engañaron

El astrónomo Antonio Paris cree que una misteriosa señal de radio apodada Wow! La señal, que muchos especulaban que provenía de extraterrestres, era un cometa que pasaba emitiendo en una banda de radio en particular. Mientras que pocos astrónomos piensan que ¡Wow! la señal es E.T. llamándonos, es una de varias transmisiones de radio naturales o hechas por humanos que inicialmente hicieron que los científicos (y a veces el público) pensaran que finalmente encontramos evidencia de que no somos la única vida inteligente en el universo.

Una lista de algunos de los ejemplos más (in) famosos muestra que, aunque todavía no hemos escuchado a los extraterrestres, algunos han llevado a los hallazgos más importantes en radioastronomía, profundizando nuestra comprensión del universo. Compensa los que nos dejaron con las inmortales palabras de Homer Simpson: "¡D'Oh!"


8.05 El planeta privilegiado

El primer artículo está escrito por Norman L. Geisler y Frank Turek. El Dr. Geisler ha escrito y presentado extensamente sobre el tema de la apologética. El Dr. Turek es un apologista cristiano, orador público y presentador de radio. Juntos, estos hombres han escrito, No tengo suficiente fe para ser ateo. En el artículo, encontrará quince de una multitud de criterios que un planeta necesita para sustentar la vida. Luego proporcionan las probabilidades matemáticas que podrían alterar la capacidad de la Tierra para sustentar vida. Su conclusión es básicamente que la vida en la Tierra, sin una fuerza inteligente que la haga existir, es matemáticamente imposible. También señalan lo siguiente sobre la Tierra.

1) está en un universo finamente sintonizado

Hay varias condiciones que el universo necesita exhibir para poder sostener la vida. Nuestro universo está "equilibrado al filo de la navaja", según el Dr. Robin Collins.

2) está en una galaxia finamente sintonizada

Sorprendentemente, hay pocas galaxias que exhiban las condiciones adecuadas para la vida en el universo. De los billones estimados, la Vía Láctea es una de las pocas que cumple con todos los criterios requeridos para que exista la vida.

3) está en un sistema solar finamente sintonizado

Además de un sistema solar donde el planeta gira alrededor de la estrella, nuestro sistema solar exhibe muchos otros criterios para que la vida se sostenga en el planeta. La Tierra es uno de los raros planetas de las galaxias donde se podría sustentar vida que cumpla con estas condiciones.


El telescopio Kepler de la NASA descubre el primer planeta del tamaño de la Tierra en una 'zona habitable'

Utilizando el telescopio espacial Kepler de la NASA, los astrónomos han descubierto el primer planeta del tamaño de la Tierra que orbita una estrella en la "zona habitable", el rango de distancia desde una estrella donde el agua líquida podría acumularse en la superficie de un planeta en órbita. El descubrimiento de Kepler-186f confirma que existen planetas del tamaño de la Tierra en la zona habitable de estrellas distintas de nuestro sol.

Si bien los planetas se han encontrado anteriormente en la zona habitable, todos son al menos un 40 por ciento más grandes que la Tierra, y comprender su composición es un desafío. Kepler-186f recuerda más a la Tierra.

"El descubrimiento de Kepler-186f es un paso significativo hacia la búsqueda de mundos como nuestro planeta Tierra", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA en la sede de la agencia en Washington. "Las misiones futuras de la NASA, como el Satélite de reconocimiento de exoplanetas en tránsito y el Telescopio espacial James Webb, descubrirán los exoplanetas rocosos más cercanos y determinarán su composición y condiciones atmosféricas, continuando la búsqueda de la humanidad para encontrar mundos verdaderamente similares a la Tierra".

Aunque se conoce el tamaño de Kepler-186f, su masa y composición no lo son. Sin embargo, investigaciones anteriores sugieren que es probable que un planeta del tamaño de Kepler-186f sea rocoso.

"Sabemos de un solo planeta donde existe vida: la Tierra. Cuando buscamos vida fuera de nuestro sistema solar, nos enfocamos en encontrar planetas con características que imitan las de la Tierra", dijo Elisa Quintana, científica investigadora del Instituto SETI de la NASA. Ames Research Center en Moffett Field, California, y autor principal del artículo publicado hoy en la revista Science. "Encontrar un planeta de zona habitable comparable al tamaño de la Tierra es un gran paso adelante".

Kepler-186f reside en el sistema Kepler-186, a unos 500 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus. El sistema también alberga cuatro planetas compañeros, que orbitan una estrella de la mitad del tamaño y la masa de nuestro sol. La estrella está clasificada como enana M o enana roja, una clase de estrellas que constituye el 70 por ciento de las estrellas de la Vía Láctea.

"Las enanas M son las estrellas más numerosas", dijo Quintana. "Los primeros signos de otra vida en la galaxia bien pueden provenir de planetas que orbitan una enana M".

Kepler-186f orbita su estrella una vez cada 130 días y recibe un tercio de la energía de su estrella que la Tierra obtiene del sol, colocándola más cerca del borde exterior de la zona habitable. En la superficie de Kepler-186f, el brillo de su estrella al mediodía es tan brillante como nuestro sol nos aparece aproximadamente una hora antes de la puesta del sol.

"Estar en la zona habitable no significa que sepamos que este planeta es habitable. La temperatura del planeta depende en gran medida del tipo de atmósfera que tiene el planeta", dijo Thomas Barclay, científico investigador del Instituto de Investigación Ambiental del Área de la Bahía en Ames. y coautor del artículo. "Se puede pensar en Kepler-186f como un primo de la Tierra en lugar de un gemelo de la Tierra. Tiene muchas propiedades que se asemejan a la Tierra".

Los cuatro planetas compañeros, Kepler-186b, Kepler-186c, Kepler-186d y Kepler-186e, giran alrededor de su sol cada cuatro, siete, 13 y 22 días, respectivamente, lo que los hace demasiado calientes para la vida tal como la conocemos. Estos cuatro planetas interiores miden todos menos de 1,5 veces el tamaño de la Tierra.

Los siguientes pasos en la búsqueda de vida distante incluyen buscar verdaderos gemelos terrestres (planetas del tamaño de la Tierra que orbitan dentro de la zona habitable de una estrella similar al sol) y medir sus composiciones químicas. El telescopio espacial Kepler, que midió simultánea y continuamente el brillo de más de 150.000 estrellas, es la primera misión de la NASA capaz de detectar planetas del tamaño de la Tierra alrededor de estrellas como nuestro sol.

Ames es responsable del desarrollo del sistema terrestre de Kepler, las operaciones de la misión y el análisis de datos científicos. El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, gestionó el desarrollo de la misión Kepler. Ball Aerospace & amp Technologies Corp. en Boulder, Colorado, desarrolló el sistema de vuelo Kepler y apoya las operaciones de la misión con el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado en Boulder. El Space Telescope Science Institute en Baltimore archiva, aloja y distribuye datos científicos de Kepler. Kepler es la décima misión de descubrimiento de la NASA y fue financiada por la Dirección de Misiones Científicas de la agencia.

El Instituto SETI es una organización privada sin fines de lucro dedicada a la investigación científica, la educación y la divulgación pública. La misión del Instituto SETI es explorar, comprender y explicar el origen, la naturaleza y la prevalencia de la vida en el universo.


Buscando vida entre las estrellas

Nuestro hogar en el vasto cosmos, la Vía Láctea, contiene aproximadamente 300 mil millones de estrellas. Gracias a las fotografías tomadas por el telescopio en órbita Hubble, ahora sabemos que existen al menos cientos de miles de millones de otras galaxias y tal vez más, cada una de las cuales contiene una gran cantidad de estrellas.

De hecho, la cantidad de estrellas visibles en nuestros telescopios excede la cantidad de granos de arena individuales en el planeta Tierra. Piense en eso por un momento. Sentado en tu playa favorita, solo desenterra un puñado de arena. Contiene alrededor de 3000 granos. Imagina cuántos puñados podrías desenterrar solo en esa playa. Entonces imagina todas las playas del mundo y no te olvides también de los desiertos. ¡Son muchos granos de arena! Ahora sabemos que los planetas que giran alrededor de esas estrellas no son una rareza. Parecen ser la regla, no la excepción.

La gran pregunta que se hacen los astrónomos en estos días es: ¿podría haber otra vida en algún lugar? Las probabilidades ciertamente parecen estar a favor. ¿Estamos hablando de vida avanzada como nosotros, o de simples criaturas unicelulares como la ameba? Personalmente, creo que la vida simple es relativamente fácil de concebir para el universo. No me sorprendería si lo encontramos en Marte, la luna de Júpiter, Europa o la luna de Saturno, Encelado.

¿Qué pasa con la vida avanzada? ¿Alguien con quien podamos hablar e intercambiar ideas? Creo que ese tipo de vida es poco común en el universo. Sin embargo, esa es una teoría que podría refutarse fácilmente. Alguien podría aparecer un día y decir: "¡Hola, apuesto a que te estás preguntando qué está pasando!" Para probar mi teoría tendríamos que salir y empezar a buscar.

No por aqui

Olvídate de nuestro sistema solar. Todos los planetas y lunas, excepto nuestra tierra, son completamente inhóspitos para cualquier cosa que se parezca a la vida avanzada que podamos visualizar. Eso significa que tendremos que aventurarnos en el espacio interestelar, ¡una tarea formidable de hecho! ¿Pero adivina que? Justo al lado, cósmicamente hablando, hay un planeta que rodea la estrella más cercana a nosotros, y es en la zona habitable de esa estrella donde el agua puede permanecer en estado líquido.

Todo lo que tenemos que hacer es que algunos astronautas suban a bordo de una nave espacial y se pongan en camino. Sin embargo, hay algunos problemas, como que nuestro cohete más rápido tardaría 75.000 años en llegar allí. Eso es mucho tiempo. La Guerra de Troya fue hace apenas 3.000 años. ¿Cómo podría alguien sobrevivir a un período de tiempo como ese?

Una idea sería lanzar un barco generacional. Imagínese una gran nave espacial con capacidad para cultivar alimentos y todos los suministros necesarios para permitir que los grandes, grandes, no sé cuántos nietos de los viajeros originales caminar un día en ese mundo distante. ¿Podría una nave espacial durar 75.000 años? Cambiamos un automóvil después de cinco o 10 años, así que dudo que podamos esperar que un vehículo mecánico dure mucho más de un par de cientos en el mejor de los casos. ¿Se llevarían bien los habitantes vida tras vida, o incluso recordarían lo que estuvieron haciendo allí durante todo ese tiempo?

Siesta de 75.000 años

Otra idea sería una nave del sueño donde los cosmonautas entraran en una especie de animación suspendida durante 75.000 años y no necesitaran ser entretenidos, alimentados o persuadidos para persistir en un esfuerzo tan poco probable. ¿Pero confiaría en los complicados mecanismos necesarios para mantener vivo su cuerpo durante 25 veces el tiempo transcurrido desde la Guerra de Troya?

Una tercera y más factible idea para transportar humanos a través de las abrumadoras distancias entre las estrellas sería una nave de semillas. Una nave espacial que llevaría ADN humano a otro mundo donde crecería y evolucionaría hacia una forma de vida que sería adaptable a otro planeta. Si ese plan te parece intrigante, entonces quizás quieras leer mi primera novela de ciencia ficción que saldrá esta primavera. Más sobre eso más tarde.

Mientras tanto, volvamos a asuntos más prácticos como lo que puedes ver esta noche en el cielo. Primero, busque el objeto más llamativo y brillante además de la luna en el cielo nocturno, el planeta Venus. Ahora está en lo alto de los cielos y es imposible ignorarla. No hay prisa por verlo, ya que estará todo el invierno y la primavera en el oeste justo después de que oscurezca.

Todas las estrellas brillantes del invierno, Sirius, Rigel y Betelgeuse, están a la vista y son fáciles de detectar ahora. Diviértete y no te hagas ilusiones acerca de visitar otros planetas en el corto plazo.


Cómo se verían los extraterrestres

Los científicos han especulado durante mucho tiempo sobre cómo se verían las criaturas vivientes en otros planetas y lunas, basándose en lo que sabemos sobre esos planetas y los principios de evolución y biomecánica. Estos son algunos de los organismos extraños que han imaginado ...

Plantas andantes

En otros planetas, los límites entre plantas y animales pueden difuminarse, y es posible que haya árboles con corazones latiendo o con pies para moverse a mejores posiciones mientras compiten por luz y agua. También podría tener un animal que pasa la mayor parte del tiempo quieto, fotosintetizando, solo huyendo si está amenazado. O una enorme criatura parecida a un dinosaurio que se despliega en el suelo para obtener nutrientes directamente del suelo y obtiene energía extra con la ayuda de plantas fotosintetizadoras en su espalda.

Mega criaturas

La cooperación podría llevar a algunas criaturas fascinantes, como un mar de amebas actuando como una única mega-criatura gelatinosa, miles de voraces carnívoros parecidos a camarones formando un solo organismo que devora cualquier cosa a su paso, o una red de árboles entrelazados que recolectan agua en jarras anchas en la parte superior de sus toldos. Existen entidades similares en la Tierra: por ejemplo, el organismo más grande del mundo es un bosque de álamos temblón de 43 hectáreas en Utah, compuesto por unos 47.000 tallos genéticamente idénticos y un sistema de raíces masivo.

Resistencia extrema

Llevar oxígeno a los músculos es un determinante clave de la resistencia de un animal. Aquí en la Tierra, los cefalópodos como el pulpo usan una molécula a base de cobre en su sangre para transportar oxígeno, lo que los hace más lentos que los mamíferos y las aves que usan hemoglobina a base de hierro. Los científicos han especulado sobre otros tipos de transporte de oxígeno que podrían hacer que los animales estén más en forma: en atmósferas con más oxígeno, podríamos ver criaturas que pueden volar sin tener que detenerse a descansar.

Mundos diminutos y ciegos

En planetas fríos y lunas sin mucha luz solar, como las lunas de Saturno y Júpiter, la vida podría tener que arreglárselas con quimiosíntesis, dándoles un suministro de energía más limitado. Esto aún podría conducir a una vida igualmente compleja, pero a una escala mucho menor: una versión en miniatura de la vida de la Tierra. Además, en mundos sin luz, como las profundidades de los océanos de Encelado, puede haber poca necesidad de desarrollar ojos: pueden existir mundos enteros de criaturas que detectan sus entornos utilizando otros medios.


Step On The Scales: Pesando el Planeta Tierra & # 8230

Los científicos del Observatorio Europeo Austral han identificado el sistema solar más parecido al nuestro. Localizaron una estrella similar al sol a más de 100 años luz de distancia con hasta siete planetas diferentes, incluido uno que podría ser el más pequeño jamás encontrado fuera del sistema solar.

“Hemos encontrado el que probablemente sea el sistema con más planetas descubiertos hasta ahora”, dice Christophe Lovis, autor principal del artículo que informa el resultado. “Este notable descubrimiento también destaca el hecho de que ahora estamos entrando en una nueva era en la investigación de exoplanetas: el estudio de sistemas planetarios complejos y no solo de planetas individuales. Los estudios de los movimientos planetarios en el nuevo sistema revelan interacciones gravitacionales complejas entre los planetas y nos dan una idea de la evolución a largo plazo del sistema ".

Algunos de los planetas identificados son grandes, pero uno tiene solo 1,4 veces el tamaño de la Tierra. Eso se acerca tentadoramente a encontrar lo que los astrónomos llaman el "Santo Grial" de la astronomía, localizar un planeta como el nuestro con una atmósfera respirable, temperaturas moderadas y estabilidad orbital. Los científicos han estado detectando planetas más allá de nuestro sistema solar durante los últimos 15 años, y ahora han catalogado unos 450. Saben que hay muchos más por ahí. Los mundos recién descubiertos están hechos esencialmente de rocas y hielo con un núcleo sólido. Los planetas más grandes probablemente tienen una capa de gas de hidrógeno y helio como Urano y Neptuno y el sexto es posiblemente un planeta similar a Saturno.

“También tenemos buenas razones para creer que hay otros dos planetas presentes”, dice Lovis. Uno sería un planeta parecido a Saturno (con una masa mínima de 65 masas terrestres) orbitando en 2200 días. El otro sería el exoplaneta menos masivo jamás descubierto [2], con una masa de aproximadamente 1,4 veces la de la Tierra. Está muy cerca de su estrella anfitriona, a solo el 2 por ciento de la distancia Tierra-Sol. Un "año" en este planeta duraría sólo 1,18 días terrestres.

“Este objeto provoca un bamboleo de su estrella de solo unos 3 km / hora, más lento que la velocidad al caminar, y este movimiento es muy difícil de medir”, dice el miembro del equipo Damien Ségransan. Si se confirma, este objeto sería otro ejemplo de un planeta rocoso caliente, similar a Corot-7b.

Dado que la Tierra está suspendida en el espacio, no se puede poner en una balanza y pesar para compararla con otros planetas. Pero los científicos pueden estimar su peso total, entre otras cosas, midiendo su tirón en satélites en órbita. Hemos utilizado este método para pesar la Tierra y resulta ser la friolera de 6,6 sextillones de toneladas & # 8230, que son dos 6, seguidos de veinte ceros, ¡o 6,600,000,000,000,000,000,000 de toneladas! Pero el aumento de peso de la Tierra no & # 8217t se detiene allí & # 8230, aumenta en 100,000 libras cada año por el polvo y el material meteórico que cae del cielo. ¿Cómo se compara esto & # 8220 & # 8221 con la ciencia planetaria?

& # 8220 Claramente, la exploración de la población de planetas de baja masa ahora ha comenzado por completo & # 8221, dice C. Lovis et al. & # 8220 La búsqueda HARPS de planetas extrasolares del sur se convertirá en el foco principal del campo en los próximos años. Se espera que la caracterización de las arquitecturas de los sistemas planetarios, teniendo en cuenta todos los objetos, desde los gigantes gaseosos hasta los planetas similares a la Tierra, mejorará enormemente nuestra comprensión de su formación y evolución. También nos permitirá eventualmente poner nuestro Sistema Solar en un contexto más amplio y determinar qué tan típico es en el vastamente diverso mundo de los sistemas planetarios. La caracterización de una muestra significativa de objetos de baja masa, a través de su densidad media y algunas propiedades atmosféricas básicas, también está a la mano y brindará información muy deseada sobre su composición y los procesos físicos en juego durante la formación de los planetas. & # 8221


Kepler-452b, el 'primo' de la Tierra, con más detalle (fotos)

La edad de este sistema solar distante también es importante porque proporciona mucho tiempo para la vida en una forma similar a algo con lo que estamos familiarizados para desarrollar. De hecho, Kepler-452b ha tenido más de mil millones de años de ventaja en la Tierra.

"En mi opinión, esto es de hecho lo más cercano que tenemos a otro planeta como la Tierra. A otro lugar que alguien más podría llamar hogar", dijo Jon Jenkins, quien dirige el análisis de datos de Kepler en la NASA. "Las plantas realizarían la fotosíntesis perfectamente bien. Se sentiría mucho como en casa (en términos de) la luz del sol que experimentaría".

Sin embargo, hay una diferencia entre la Tierra y Kepler-452b que los visitantes futuros lejanos seguramente notarán. El planeta recién conocido tiene una gravedad casi el doble de lo que estamos acostumbrados, pero Jenkins sospecha que los hipotéticos colonos humanos podrían resistir y adaptarse a ser más pesados.

"Los astronautas descubren que la gravedad apesta después de regresar a casa (de una misión en microgravedad)", agregó John Grunsfeld de la NASA. "Te sientes muy pesado, pero tu cuerpo responde a eso".

Kepler se ha visto obstaculizado por la falla de un par de sus cuatro ruedas de reacción en forma de giroscopio hace unos años y ya no se encuentra en la mejor forma de búsqueda de planetas, pero los científicos han continuado analizando la gran cantidad de datos enviados y haciendo nuevos descubrimientos.

Historias relacionadas

Los datos de Kepler han aparecido en otros planetas cercanos al tamaño de la Tierra en la zona habitable en el pasado. De hecho, el anuncio del jueves de Kepler-452b también estuvo acompañado de noticias de otros 12 nuevos candidatos a planetas cercanos al tamaño de la Tierra y en órbita en la zona habitable de su estrella. De ellas, nueve estrellas en órbita son similares a nuestro sol. Estos son solo candidatos a planetas que aún no se han confirmado como Kepler-452, que es el primer planeta confirmado detectado que alcanza el triunvirato de tener el tamaño correcto en el lugar correcto, y también está alrededor de una estrella del tamaño correcto (en al menos desde una perspectiva centrada en la Tierra).

En los últimos años, la misión Kepler ha ayudado a pintar una imagen más completa del universo, que ahora parece claro que está totalmente plagado de planetas. Entre los cientos y cientos espiados, hay otros que parecen comparables a la Tierra, e incluso a los planetas imaginarios lejanos del "universo".

El descubrimiento de un planeta potencialmente capaz de albergar vida no es, por supuesto, lo mismo que encontrar un planeta que albergue vida. La próxima generación de telescopios terrestres y espaciales contribuirá en gran medida a poder identificar las biofirmas, cosas que a menudo acompañan a la vida, como el oxígeno, el dióxido de carbono o el metano, de un planeta que "respira" cuando comienzan a entrará en línea en los próximos años.


¿Qué es la Zona Habitable?

El clima en su ciudad natal es francamente inhabitable. Hay olas de calor abrasadoras, diluvios tipoónicos anuales y nieve lo suficientemente profunda como para enterrar un silo de maíz.

La mala noticia es que el planeta Tierra es el único lugar habitable que conocemos en todo el Universo. Además, ¿están los niburianos que sufren el cambio climático provocado por los nibures? Solo el Niburian Al Gore puede responder a esa pregunta.

Nosotros, como especie, estamos interesados ​​en la habitabilidad por una variedad de razones, políticas, financieras, humanitarias y científicas. Queremos comprender cómo está cambiando nuestro propio clima. Cómo viviremos en el clima del futuro y qué podemos hacer para detener la marea de lo que causa nuestro consumo de carbono.

Podría haber agendas para impulsar fuentes de energía más limpias o llevar a los políticos a negar el cambio climático para mantener ganancias financieras nefastas.

También es posible que necesitemos un nuevo nenúfar al que saltar, suponiendo que podamos resolver los obstáculos del viaje. Lo que más me interesa personalmente es, ¿cuándo puedo ver a un extraterrestre?

La zona habitable, también conocida como la "Zona Ricitos de Oro", es la región alrededor de una estrella donde la temperatura promedio de un planeta permite que haya agua líquida con la que hacer papilla. Es esa agua líquida que buscamos no solo para nuestros usos futuros, sino como un indicador de dónde podría haber vida extraterrestre en el Universo.

Los problemas fuera de este rango son bastante obvios. Demasiado caliente, es un baño de vapor perpetuo o produce pilas separadas de hidrógeno y oxígeno. Luego, su oxígeno se combina con el carbono para formar dióxido de carbono, y luego el hidrógeno simplemente se va al espacio.

Esto es lo que pasó con Venus. Si el planeta está demasiado frío, los cuerpos de agua son pistas de patinaje sólidas. Puede haber bolsas de agua líquida en las profundidades de la superficie helada, pero en general, son malos lugares para vivir.

Tenemos esto en Marte y las lunas de Júpiter y Saturno. La zona habitable es una medida aproximada. Es un lugar donde podría existir agua líquida.

& # 8220La química del sistema solar & # 8221 por interés compuesto & # 8217s Andy Brunning

Desafortunadamente, no es solo una simple ecuación de la distancia a la estrella versus la cantidad de energía producida. La atmósfera del planeta importa mucho. De hecho, tanto Venus como Marte se consideran dentro de la zona habitable del Sistema Solar.

La atmósfera de Venus es tan espesa con dióxido de carbono que atrapa la energía del Sol y crea un inhóspito horno de calor que herviría cualquier vida más rápido de lo que se puede decir "pásame la mantequilla de ajo".

Es todo lo contrario en Marte. La fina atmósfera no atrapará el calor en absoluto, por lo que el planeta es escalofriantemente frío. Actualice las atmósferas de cualquiera de los planetas y podrá obtener mundos en los que sería perfectamente razonable vivir. ¿Quizás si pudiéramos golpearlos juntos y derramar la atmósfera de uno sobre el otro? Dile a Blackbolt que llame a Franklin Richards, ¡tengo una idea!

Cuando miramos otros mundos de la Vía Láctea y nos preguntamos si tienen vida, no basta con comprobar si están en la zona habitable. Necesitamos saber en qué forma se encuentra su atmósfera.

Los astrónomos han descubierto planetas ubicados en las zonas habitables alrededor de otras estrellas, pero por lo que sabemos, probablemente no sean lugares en los que te gustaría vivir. Todos están orbitando estrellas enanas rojas.

No suena tan mal vivir en un paisaje teñido de rojo, siempre que venga con una banda sonora de Angelo Badalamenti, las estrellas enanas rojas son extremadamente violentas en su juventud. Lanzan enormes erupciones solares y eyecciones de masa coronal. Estos rastrearían la superficie de los planetas que se encuentren en órbita lo suficientemente cerca como para que haya agua líquida.

Hay alguna esperanza. Después de unos cientos de millones de años de alta actividad, estas estrellas enanas rojas se asientan y beben sus reservas de hidrógeno como combustible durante billones de años. Si la vida puede durar el tiempo suficiente para atravesar las primeras etapas, es posible que tenga una larga existencia por delante.

Cuando esté pensando en un nuevo hogar entre las estrellas o tratando de buscar nueva vida en el Universo, busque planetas en la zona habitable.

Como hemos visto, es solo una guía aproximada. Probablemente quieras ver el lugar primero y asegurarte de que sea realmente habitable antes de comprometerte con un condominio de tiempo compartido en Gliese 581.

¿Crees que los planetas habitables son comunes en la Vía Láctea? Cuéntenos cuál podría ser su entorno planetario perfecto en los comentarios a continuación.


Atmósfera y cosas solares Astronomía Estudio DSST .com

La atmósfera original de un planeta, creada durante su formación, se llama atmósfera primaria. Una atmósfera así estaría compuesta en gran parte por gases primordiales ligeros, como hidrógeno y helio. La atmósfera secundaria es diferente de la atmósfera primaria. La atmósfera secundaria es la atmósfera formada más tarde en la historia de un planeta a través de la desgasificación. La desgasificación es la liberación de gas del interior del planeta, durante cosas como la actividad volcánica.

La velocidad de escape de un planeta también contribuye a su atmósfera. La velocidad de escape es la velocidad mínima que requiere un objeto para liberarse del campo gravitacional de un cuerpo celeste. Las temperaturas más altas hacen que las moléculas de gas se muevan más rápido y las moléculas más ligeras tienen velocidades más altas que las más pesadas. Esto significa que los planetas más pequeños y calientes, como la Tierra, habrán perdido moléculas más ligeras, como el helio y el hidrógeno, de su atmósfera a diferencia de los planetas más grandes y fríos, como Júpiter.

Hace aproximadamente 2 a 2500 millones de años, la fotosíntesis, un proceso que produce energía para las plantas al absorber dióxido de carbono y liberar oxígeno, comenzó a aumentar los niveles de oxígeno en la Tierra, mientras que el exceso de dióxido de carbono se almacenaba en lugares como nuestro océano. Hoy en día, el aire, una mezcla de gases que componen la atmósfera terrestre, se compone de 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 1% de gases como argón y dióxido de carbono.

Si bien no hay agua líquida en Marte, hay algo de agua congelada en sus casquetes polares, agua que está cubierta por hielo seco, dióxido de carbono congelado. Marte también tiene volcanes de escudo, que son volcanes formados debido a puntos calientes, o áreas del manto desde donde se eleva el calor para formar magma, que luego entra en erupción para formar un volcán.

Imágenes y datos de naves espaciales estadounidenses y soviéticas revelaron un planeta seco y rocoso, sin evidencia de agua líquida. La mayor parte del planeta es plano, con algunos volcanes, cráteres de impacto, tierras altas y fracturas. Venus no muestra ninguna evidencia de tectónica de placas, la teoría que sostiene que la corteza terrestre está formada por placas que se mueven continuamente entre sí para remodelar la superficie del planeta.

Estas cosas se forman en la fotosfera, la superficie brillante visible del sol. Recuerde que es la fotosfera de donde proviene la luz solar.

Una red de campos magnéticos en bucle que cubren la superficie solar, llamada alfombra magnética, hace que la corona solar esté más caliente de lo que esperaríamos, ya que agita los gases ionizados de baja densidad de la corona en un frenesí y los agita y calienta.

Pero no todos los campos magnéticos están en un bucle, algunos se extienden directamente hacia el espacio. Esto permite que este gas caliente escape al espacio como viento solar. Eso significa que el viento solar es una extensión de la corona solar que se expande hacia el espacio, compuesta por una corriente de átomos, iones, protones y electrones que se alejan del sol a más de 1.000 kilómetros por segundo.

También pasamos por bengalas. Una llamarada solar es una liberación repentina, breve (por lo general, de unos pocos minutos) y explosiva de energía solar magnética que calienta y acelera el gas en la atmósfera del Sol. La formación de erupciones solares a partir de la fusión de campos magnéticos se denomina evento de reconexión.

¿Recuerdas qué es la heliosfera? Es el espacio afectado por el viento solar. El viento solar, una extensión de la corona solar que se expande hacia el espacio, está compuesto por una corriente de átomos, iones, protones y electrones que se alejan del sol a más de 1.000 kilómetros por segundo.

How about this helio-, the heliopause? Recall that it's the boundary where the solar wind merges into the interstellar gas.

Each sunspot has an umbra, the darker central core of a sunspot, and a penumbra, the brighter border of a sunspot. Sunspots are relatively dark, compared to the rest of the unblemished photosphere, because they have a lower temperature.

Sunspots near the equator circle the sun quicker than those near the poles. This is due to the sun's differential rotation, a kind of rotation where the rotation period of a body differs with latitude.

Astronomers can measure the magnetic field on the sun, including the sunspots, thanks to the Zeeman effect, the splitting of a spectral line emitted by an atom into two or more separate lines, due to the presence of a magnetic field. The larger the magnetic field, the wider the separation of the split lines.

Magnetic fields have polarities. Polarity is the orientation of the magnetic field (north or south). Sunspot groups have been shown to have areas of both north and south polarity that undergo a 22-year magnetic cycle of the sun, the solar cycle, which contains two 11-year sunspot cycles.

The dynamo, in the magnetic-dynamo model, comes from the dynamo effect. The dynamo effect is the generation of a magnetic field by a rotating and convecting body of electrically conducting matter. The ionized gas in the sun is this conducting matter, and it not only generates the magnetic field but along pulls it along during differential rotation.

Differential rotation is a kind of rotation where the rotation period of a body differs with latitude. The sun rotates faster at its equator and drags the magnetic field around itself. This strengthens the magnetic field.

Meanwhile, the rising and sinking convection currents cause kinks in the rope to occur. This is where sunspots appear, usually in pairs or groups. The preceding members of the groups have the same polarity (north or south) as the magnetic pole in that hemisphere of the sun the following members, the opposite polarity.

Differential rotation eventually undoes the twisted magnetic field. The preceding members move towards the equator and cancel each other, while the following members move toward their respective pole and thus reverse the sun's overall magnetic field.

Photons are bundles of electromagnetic radiation and the radiative diffusion carrying the Sun's energy from the core occurs in the radiative zone, the area inside a star, like the Sun, where energy flows outwards as photons.

As the energy flows outwards, it encounters cooler, opaque gas, which isn't very transparent to radiation. The energy backs up and is transported outwards as rising and falling currents of gas in the convective zone.

The Sun is our solar system's central star, of medium size and brightness.

The planets that orbit the sun include the terrestrial planets (Mercury, Venus, Earth, and Mars) and the Jovian planets (Jupiter, Saturn, Uranus, and Neptune), in that order.

With the exception of Mercury and Venus, all of the planets have a moon, which is a natural satellite of a planet.

Besides the sun, planets, and moons, our solar system contains asteroids, comets, and meteoroids.

An asteroid is a minor planet that's made up of metal and/or rock, while a comet is a small icy body that orbits in the solar system and develops a tail of gas as it approaches the sun.

Enough evidence was gathered in the 20th century to make the evolutionary hypothesis into a theory. The solar nebula theory is the theory that posits that the planets and sun in the solar system formed from the solar nebula.

The solar nebula theory is the theory that states that the planets and sun in the solar system formed from the solar nebula. The solar nebula is a cloud of interstellar gas and dust that condensed to form the entire solar system, including the sun and planets.

It would have been in the shape of a disk when the planets were forming, and the material in this disk would've been all spinning in the same direction. By extension, you can clearly understand why the planets all revolve in the same direction, in the same plane, and almost all of them rotate in the same way.

Condensation is the process of forming solid particles from the solar nebula, whereas the solar nebula is a cloud of interstellar gas and dust that condensed to form the entire solar system, including the sun and planets.

This lesson had one major basic point: the closer a planet formed to the sun, the hotter it was there, and thus, only denser particles like that of metals or silicates could condense out of the solar nebula. Thus, the uncompressed density of a planet, the density of a planet if gravity didn't compress it, is generally higher as a planet gets closer to the sun.

If you were to assume this is actually the case, then you can logically conclude that the oldest rocks found anywhere in the solar system should have about the same age. Scientists have found this to be the case thanks to radioactive dating where radioactive isotopes and their half-lives are used to determine the age of a rock.

Isotopes are variations of an element that have the same number of protons but different numbers of neutrons. While the time it takes for half of the atoms in the parent isotope to decay into the atoms of the daughter isotope is known as a half-life.

Dust grains formed from condensation first collect gas from the solar nebula to increase in mass. Then, they gently collide with other dust particles to build up into clumps like dust bunnies. This process, the process of solid particles sticking to one another to form a larger particle, is known as accretion.

One way is known as heat of formation. Heat of formation refers to the heat that is generated by way of infalling matter during the formation of a planet. Heat of formation, combined with radioactive decay of elements in the planet, resulted in differentiation. Differentiation refers to the settling and separation of material based on density.

The terrestrial planets formed their layers through this process and their atmosphere through outgassing, the release of gases trapped in the interior of a planet, through things like volcanic events.

The core accretion model is one way. It is a model for the formation of the Jovian planets, one that posits that they formed when gas from the solar nebula was gravitationally attracted around a previously formed solid core. But this model encounters the Jovian problem, the puzzling notion that Jovian-like planets are common despite the possibility that the gas and dust involved in their formation may not have lasted long enough for them to form under the core accretion model.

Jupiter
Saturno
Uranus
Neptune
tierra
Venus
Marte
Mercurio
But don't get fooled by the size of a planet and its diameter. While Jupiter is only 11 times larger than the Earth by diameter, it's about 318 times more massive than Earth! Again, from most massive to least massive, relative to Earth, the planets are ordered like this:

Jupiter
Saturno
Neptune
Uranus
tierra
Venus
Marte
Mercurio
There's no need to memorize the list in order. All you have to remember are the obvious things.

The four jovian planets, the gas giants Jupiter, Saturn, Uranus, and Neptune, have the largest diameters and mass when compared to the four terrestrial planets, Mercury, Venus, Earth, and Mars. That's all I want you to know about that. But before I let you go, I do want to go over some other cool factoids related to the characteristics of our solar system.

Which planet is the hottest in our solar system? Is it:

Mercury, because it's the planet closest to our super-hot sun?
Jupiter, because the Great Red Spot is indicative of its super-hot temperature?
Mars, because its red color indicates it's burning up?
Another planet?
Actually, it's another planet: Venus. Venus is the hottest planet in our solar system because of its super-thick atmosphere and proximity to the hot sun. Those factors combine to trap a lot of heat.

OK, one last fun question before I let you go. Which planet, if placed in a large enough tub, would float in water?

tierra
Mercurio
Saturno
Jupiter
Uranus
The correct answer is Saturn! Its density is 70% that of water, and so it would float in water. All the other planets have densities higher than water and would sink like a rock.

Lesson Summary
I hope this lesson taught you some cool facts about the planets and their characteristics when compared to one another and Earth.

The planets in the solar system revolve in a counterclockwise fashion. Revolution is the orbital motion of a celestial body around another celestial body or point in space.

Most planets also rotate in the same direction. Rotation is the movement of a celestial body on its axis. Las excepciones son Venus y Urano. Venus rotates backwards, in a clockwise motion, while Uranus rotates on its side.

Remember that the four jovian planets, the gas giants Jupiter, Saturn, Uranus, and Neptune, have the largest diameters and mass when compared to the four terrestrial planets, Mercury, Venus, Earth, and Mars.